November 2, 2018

Consejos para elaborar un buen elevator pitch

Un elevator pitch es un discurso memorable, persuasivo y breve (no debería durar más de 30 segundos) en el que tienes que explicar qué es lo que hace a tu idea, producto o proyecto algo único. Es fundamental para crear una buena primera impresión y despertar interés.

 

A continuación, te mostramos algunos consejos que te pueden ayudar tanto si vas a crear una primera versión de tu elevator pitch como si quieres afinar el que ya tienes:

 

- Haz un guión o estructura tu discurso.

Antes de empezar tienes que tener claro los elementos que debes incluir y para ello elaborar un guion previo puede ayudarte. Algunos elementos que no deben faltar son: el nombre de tu empresa, tu público objetivo, el problema al que se enfrentan estos usuarios, la solución a su problema y porqué tu solución es mejor que otras. Si además incluyes el modelo de negocio o el modelo de precios -si existiera-, estarás más cerca de ganarte la atención de todo el mundo.

 

-¡Diferénciate!

Haz que tu pitch sea corto y directo pero, sobre todo, ¡que llame la atención! La clave está en que te haga diferenciarte del resto inmediatamente.La mente humana es curiosa por su propia naturaleza, por lo que despierta su interés destacando una cualidad realmente única de tu negocio.

 

-Hazlo corto, sencillo y perdurable en la memoria.

Debes explicar claramente lo que tu proyecto está tratando de conseguir y al mismo tiempo ser suficientemente conciso como para que la persona a la que te diriges no pierda su interés. Si puedes lograrlo en una única frase, ¡perfecto! Además, tienes que mostrar el beneficio de tu producto o servicio lo antes posible.

 

-¡Pero tampoco te pases de breve! ;)

Como hemos dicho en el punto anterior, es importante que sea breve, pero en ocasiones es imposible demostrar toda la propuesta de valor en una sola frase. Si necesitas apurar todo el tiempo para mostrar cuán única es tu propuesta, adelante. Eso sí, si superas los 30 segundos, ten claro que es demasiado largo.

 

-Ten preparadas varias versiones.

A veces resulta imposible describir un negocio en tan sólo 30 segundos, lo que significa que la comprensión de todo lo que haces depende mucho de la experiencia del oyente y de si es capaz de imaginar lo que no cuentas. Por eso, siempre es importante estar informado, saber a quién te estás dirigiendo y tener preparadas varias versiones de tu pitch adaptadas para inversores, socios potenciales, usuarios, expertos de industrias determinadas...Si haces bien este trabajo, te asegurarás que, como mínimo, todo el mundo entienda tu proyecto.

 

-Práctica

Como casi todo en la vida, la preparación y elensayo-error es la mejor forma de comprobar si lo estás haciendo bien. Por eso,no dudes en practicar contando tu pitch a varias personas que aún no esténfamiliarizadas con tu negocio. Dales la oportunidad de hacer preguntas eincluye la información relevante que saques de ese ejercicio en tu nuevo pitch.