GoTOP

Toolbox

Impossible to Possible

Dale la vuelta a los problemas y encuentra una solución diferente.

¿Qué es Impossible to Possible?

 

Si preguntases a los líderes en negocios cómo se les ocurrieron las ideas que los llevaron al éxito algunos te contarían que fue en la ducha, otros dando un paseo o en el gimnasio. Las ideas nos llegan de formas diferentes y muchas veces en momentos inesperados.

¿Te sientes poco creativo? El Impossible to Possible (en español, De lo Imposible a lo Posible y a veces también conocida como  Questioning Assumptions Technique) es una técnica de creatividad que te ayudará a fomentar y a generar ideas con sesiones de ideación que van mucho más allá de un Brainstorming genérico.

Con esta técnica serás capaz de resolver problemas de forma creativa. ¿Cómo es posible? ¡Muy fácil! Si visualizamos una situación compleja desde diferentes perspectivas conseguimos que aparezcan nuevas alternativas de solución, permitiéndonos superar retos que inicialmente nos parecían imposibles de alcanzar. De lo imposible… ¡a lo posible!

Esta técnica se considera una forma de pensamiento disruptivo, pues busca identificar las suposiciones de la industria y quebrantarlas.

¿Por qué hacer Impossible to Possible?

¿Te sientes bloqueado o en una situación de resistencia en el desarrollo de un producto? ¡Es el momento de recurrir a una técnica de creatividad! Para ello, es importante que mantengas una actitud abierta hacia nuevos enfoques, ante situaciones que a priori no tienen solución, o con solución improbable.

También resulta muy útil emplear esta técnica en organizaciones con altas barreras a la innovación, ya que suelen encontrarse ante cuestiones que al principio se dan por imposibles pero que pueden ser alcanzadas con esta herramienta.

Debido a su efectividad para ayuda a resolver problemas y tomar decisiones,  Impossible to Possible puede ser útil tanto en las fases prototipo y beta como en mercado.

¿Cómo hacer Impossible to Possible?

Como todas las técnicas de creatividad e ideación tiene unas normas que estructuran la actividad. Lo más importante es no olvidar que el objetivo final es generar ideas para resolver un problema. ¿Cómo lo conseguimos? Con una gran cantidad de ideas. No te cortes en proponer, ya habrá tiempo de desechar lo que no sirva. ¡Las ideas locas también son bien recibidas!

Es bueno que cuando compartáis vuestras ideas se creen sinergias entre ellas. Una idea suelta puede que no sea suficiente, pero si la sumas a otra (o incluso dividiéndola) puede ser clave para resolver el problema.

De esta forma verás que lo imposible no era tan imposible como pensabas, o al contrario. A veces descubrirás que lo que pensabas posible es quizás lo menos probable.

Cuanto más diverso sea el grupo con el que desarrolles la ideación más ideas diferentes y enriquecedoras tendrás. Busca gente de diferentes áreas, sectores y experiencia, ¡y que empiece la lluvia de ideas!

Etapas de Impossible to Possible

1. Organiza equipos. Divide a los participantes en dos grupos. Lo ideal es que sean lo más heterogéneos posible. Por ejemplo: personas de diferentes departamentos, con formación y funciones distintas, etc.

2. Buscad problemas. A continuación, propón a cada grupo una pregunta o reto imposible de alcanzar inicialmente (puede ser la misma pregunta para ambos).

Ten en cuenta que esta técnica se puede hacer para abordar un reto concreto o puede ser una sesión más abierta en la que reflexionéis sobre las cosas que son imposibles en un ámbito concreto de la empresa, como por ejemplo:

  • Industria: ¿Qué no podemos hacer en nuestra industria?
  • Operaciones: ¿Qué no podemos hacer en nuestras operaciones o procesos de negocio?
  • Compañía: ¿Qué no podemos hacer en nuestra empresa desde el punto de vista cultural u organizativo?
  • Cliente: ¿Qué dicen o creen los clientes que no podemos ofrecerles o que no queremos hacer?

3. Brainstorming. A continuación debes pedir a los equipos que realicen alrededor del reto o situación una aportación de ideas que reflejen por qué es imposible alcanzarlo. Todas las ideas deben ser recogidas de forma concisa y clara. Esta fase no debe durar más de 10 minutos.

Te ponemos un ejemplo de la técnica de creatividad Impossible to Possible. Si el reto es de cliente, se plantean las siguientes afirmaciones de partida:

  • Nuestros clientes nunca dirían X de nosotros.
  • Nunca venderíamos nuestro producto/servicio en forma de X.
  • Nunca veremos cambiar a X.
  • Los clientes nunca pagarían por X.
  • Nuestros usuarios nunca harían X.

4. Búsqueda de soluciones. Una vez compartidas las ideas, los grupos deben intercambiarlas. A partir de ahí, y durante 15 minutos, cada grupo debe generar ideas que solucionen las imposibilidades planteadas por el grupo opuesto: convertir las ideas imposibles del otro grupo en ideas posibles.

5. Conclusión. Finalmente, los grupos exponen sus ideas en las que dan solución o alternativas a las dificultades planteadas por el otro grupo.

Objetivos a cumplir

  • Diseñar Producto/Servicio

Caso de uso

Shazam

En 1999 Chris Barton, co-fundador de Shazam, quería idear un software de monitorización de la música que emitían los DJ en la radio, para ofrecer un servicio de información en tiempo real al oyente. En un principio se preguntó algo ‘imposible’: ¿qué pasaría si alguien pudiese identificar lo que suena en la radio “utilizando el sonido actual” que capta el móvil? Dándole vueltas llegó a la idea final y la convirtió en 'posible': el servicio que conocemos hoy en día, capaz de identificar la canción a través del móvil.