GoTOP

Toolbox

Brainstorming

Varias cabezas piensan mejor que una. ¡Aprende a manejarlas!

¿Qué es Brainstorming?

 

Traducida como Tormenta de ideas o Lluvia de ideas, el Brainstorming es una técnica creativa cuyo objetivo es generar un gran número de ideas. Esta herramienta puede serte útil tanto para solucionar un problema como para mejorar las soluciones ya existentes o identificar las mejores.

¿Sabías que Alex Osborn lo plasmó en su libro ‘Applied Imagination’ en 1954?

¿Por qué hacer Brainstorming?

Como hemos dicho, un Brainstorming sirve para generar muchas ideas. Es una técnica que te vendrá muy bien cuando necesites un gran número en poco tiempo.

Además, cabe señalar que es una herramienta complementaria a todas las demás metodologías y plantillas. Y es que, en todos los procesos hay un momento, en cualquier startup, en el que se requiere tener ideas. ¡Esta técnica es un buen principio para establecer esos puntos clave!

¿Cómo hacer Brainstorming?

Debido a que es una técnica utilizada para una amplia variedad de propósitos y actividades, muchas reuniones suelen llamarse erróneamente Brainstorming, simplemente porque su objetivo final es generar ideas. ¿Por qué decimos esto? Porque, como en todas las técnicas, para alcanzar el objetivo y tener éxito es importante que el Brainstorming tenga en cuenta algunos criterios.

  • Calidad gracias a la cantidad. La calidad y el vigor de las ideas generadas se produce a través de la cantidad. Cuantas más ideas genere el equipo, mayor es la posibilidad de alcanzar una solución innovadora al problema.
  • Abstenerse de juzgar las ideas. La crítica no debe obstaculizar el proceso creativo de la generación de ideas. ¡Recuerda! El foco de la sesión debe centrarse en producir ideas y pulirlas. La fase de evaluación se hará más adelante.
  • Las ideas ‘locas’ son bien recibidas. Son bienvenidas tanto las nuevas como aquellas que proporcionan un punto de vista diferente sobre las ya volcadas. La sesión será más enriquecedora si se aportan ideas con perspectivas diferentes.
  • Construye sobre las ideas de los otros. El proceso de generar ideas debe ser colaborativo al 100%. Una idea de manera aislada puede no ser suficiente, pero combinándola con otra, adaptándola, transformándola o incluso dividiéndola puede ayudar a encontrar la manera de resolver el problema.

Hay tres grandes aspectos a tener en cuenta a la hora de desarrollar una sesión de Brainstorming:

1) El equipo.

Es importante que te hagas con un equipo diverso en cuanto a educación, edad, grado de experiencia, departamento al que pertenece, conocimiento de los clientes y especialización empresarial. De esta forma la sesión producirá ideas con puntos de vista diferentes y será más enriquecedora.

Hay dos figuras que debes elegir dentro del equipo:

  • Secretario: es la persona que recoge las ideas. Normalmente las ideas se ponen en una pizarra o en una cartulina colgada para que todo el mundo pueda verlas.
  • Moderador: es la persona que organiza el caos. Cuando en la sesión hay más de tres o cuatro personas hace falta una que organice y ponga orden. Entre sus tareas están la de elegir quién debe decir la siguiente idea, evitar que todo el mundo hable a la vez y, sobre todo, conseguir que no se emitan juicios sobre las ideas expuestas.

2) El ambiente.

El ambiente debe ser relajado y alegre. Las sesiones creativas fluyen mejor cuando los participantes están relajados, disfrutan y se sienten libres para aportar. Sí, incluso si el problema que se quiere resolver es serio.

A menudo, y como estímulo para relajar el ambiente, se recomienda incluir antes del Brainstorming un ejercicio de 10 minutos donde se aborde un problema imaginario. Por ejemplo, puedes plantear como problema “cómo iluminar una casa con una bombilla” o “inventar un juego olímpico”.

3) El tiempo.

Las sesiones de Brainstorming deben durar entre 15 y 30 minutos. Las sesiones más largas normalmente acaban provocando una pérdida de interés.

Apúntate los valores que deben acompañarte durante el proceso de ideación: sé optimista, colabora, acepta la ambigüedad, aprende de los errores, haz que los demás tengan éxito, toma posesión y ¡habla menos para hacer más!

Etapas de Brainstorming

Existen una ‘normas’ para que salga bien la sesión. David Kelley y Tom Kelley, fundadores de IDEO, una de las empresas pioneras en el Design Thinking, establecen los puntos clave para tener éxito en un Brainstorming. ¡Toma nota!

1. Explicación de normas. Para que la sesión no se descontrole es muy positivo que escribas las normas para que todo el mundo tenga claro cómo funciona:

    1. Aplaza el juicio de valor.
    2. Una conversación a la vez.
    3. Vete a por cantidad.
    4. Sé visual.
    5. Fomenta ideas salvajes.

2. Introducción. Prepara la sesión con un ejercicio de inmersión que esté relacionado con el problema, por ejemplo explicar una reunión mantenida anteriormente con los clientes o cualquier método que sumerja al equipo en temas relacionados con el problema expuesto.

3. Concentración. Empieza con la exposición del problema y abre la sesión a la opinión de los demás. ¡Es el momento de crear ideas! Aunque permitas que la discusión se aleje del tema central, intenta que se vuelva siempre al problema expuesto. Además, si ves que la colaboración del equipo no es suficiente puedes utilizar otras técnicas como ¿Y si...? o Reversal Assumption para promover la participación.

4. Pensamiento visual. Es importante que anotes las ideas o realices un esquema en una superficie que todos puedan ver. Una buena forma de recopilar las ideas es anotarlas en post-its y pegarlas en la pared. Así podrás cambiar las ideas de lugar y reagruparlas en caso de ser necesario.

5. Recolectar y compartir. Cuando la sesión termine debes pasar a limpio la lista de ideas, hacer copias y repartirlas a todos los participantes. No hace falta poner la lista en ningún orden concreto.

6. Clasificar y evaluar. Al día siguiente (nunca el mismo día) se debe hacer una reunión con el mismo equipo. En ella debéis clasificar y evaluar cada una de las ideas. Para ello puedes utilizar la técnica de votación en grupo (dot voting):

    • A cada miembro del grupo se le proporcionan un número determinado de gomets (por ejemplo, repartir 3 o 5 gomets a cada participante). Cada gomet va a representar un punto para valorar la idea.
    • Los participantes deben distribuir sus puntos entre las ideas que consideren más interesantes. Pueden darle todos sus puntos a una única idea o distribuirlos en función de su priorización.
    • A continuación debes seleccionar entre 2-4 ideas, las más valoradas.

7. Priorizar las ideas. El siguiente paso es decidir qué hacer con aquellas que finalmente se seleccionen, cuándo desarrollarlas y ponerlas en práctica. Para ello puedes utilizar la plantilla NUF (New, Useful and Feasible).

A la hora de clasificar las ideas puedes hacerlo en tres grupos:

  1. Ideas de utilidad inmediata. Son las ideas que podrás usar inmediatamente.
  2. Áreas para explorar más ampliamente. Éstas son ideas que hace falta investigar, seguir, pensar, discutir más ampliamente, etc.
  3. Nuevas aproximaciones al problema. Estas ideas sugieren nuevas maneras de mirar el tema.

Objetivos a cumplir

  • Diseñar modelo de negocio
  • Diseñar Producto/Servicio

Caso de uso

Häagen-Dazs

Para dar con el nombre de Häagen-Dazs se hizo un Brainstorming con el objetivo de encontrar algo que sonase europeo. En esa época los vocablos con sonido europeo se relacionaban con calidad.