Feedback

Actualidad

 15 FEB 2017

ROPO y Showromming demuestran la brecha entre el eCommerce y la tienda física

El 37% de los internautas practica ROPO, o lo que es lo mismo: buscar productos en Internet para luego comprarlos en el punto de venta físico.

¿Sabías que un 37% de los internautas busca productos online y después los compra en tiendas físicas? Este fenómeno es considerado como ROPO: Research Online, Purchase Offline.

Y no, no es algo nuevo. Google sacó en 2014 un estudio para conocer qué papel juega Internet en el proceso de compra en España y gracias a él comprobó que los españoles preferimos buscar productos desde la comodidad de nuestros hogares pero que, a la hora de comprar, preferimos asistir al punto de venta.

En los últimos años también ha aparecido otro término a tener en cuenta. El showromming, que es exactamente lo contrario al ROPO. Consiste en ver un producto en una tienda física y después realizar la compra por Internet. ¿Los motivos? Pueden ser bien diferentes. Si nos fijamos en el sector de la moda, quizá encontrar mayor stock y tallaje pueden ser una forma de comprender que los usuarios prefieran comprarlo directamente desde Internet. También está la posibilidad de no tener que cargar el producto en sí y que te llegue directamente a casa.

También influye el sector: pese a que el 37% prefiere comprar offline, los sectores de la moda y los viajes se han visto fortalecidos con el auge de las compras por Internet. De hecho, el 77% de los usuarios que quieren viajar buscan antes información en páginas web.


¿Qué ventajas tienen estas tendencias? 

Lejos de ver la tienda física y la tienda online como competencias, hay que entenderlas como un todo que facilita llegar a distintos clientes por diferentes canales. El único problema entre el showromming y el ROPO es que, en el transcurso de un canal a otro, los clientes se fijen en algo de la competencia y decidan realizan allí la compra.

Para evitarlo existen distintas estrategias que se pueden llevar a cabo. Por ejemplo, frente al ROPO, la más habitual suele ser ofrecer descuentos exclusivos para los clientes que compren en la tienda online. Además de ofertas, se valora la rapidez del envío, ya que los usuarios online también quieren inmediatez y tener cuanto antes los productos que hayan comprado. ¡Ah! Y, por supuesto, la facilidad de llevárselo a la dirección que mejor les venga.

¿Y el showromming? Uno de los factores con más peso es la experiencia de compra. Ante una positiva, los consumidores se sienten más cómodos interactuando con una persona y no con una máquina. Cualquier factor (aroma, tarjetas de fidelización, atención al cliente e incluso música) pueden jugar a favor del comercio físico para convertirse en la opción preferida de sus clientes. Por ejemplo, otra forma de evitar perder ventas físicas puede ser ofrecer productos en exclusiva que solo puedan encontrar en el punto de venta físico.

En resumen, es necesario dejar de lado los prejuicios acerca de que el eCommerce y los comercios físicos no puedan trabajar y aprovechar los beneficios que puedan darse entre sí.

.@saffepayments @situm_es @delsuperes @iNovarCorp @preseries @odilo @VisualTagging en #4YFN17… https://t.co/l7SBys6jsH
Youtube
Linkedin