GoTOP

Blog

fechaInicio 12 ABR 2017

Fog Computing Vs. Edge computing. ¿Conoces las diferencias?

El Fog Computing y el Edge Computing ofrecen métodos similares, pero a su vez muy diferentes de recolección, procesamiento y envío de datos.

 

El aumento del interés en torno al Internet Industrial de las Cosas (IIoT) ha traído a su vez una gran cantidad de nuevas tecnologías y estrategias relacionadas con la producción y el tratamiento de datos. Aunque muchas de estas tecnologías no son necesariamente nuevas, sí son todavía bastante desconocidas para la mayoría de las industrias. Éste es el caso de términos como Fog Computing y Edge Computing.

 

Ambas tecnologías implican utilizar las capacidades de procesamiento más inteligentes e innovadoras allá de dónde se originan los datos, es decir, en las bombas, motores, sensores, y demás dispositivos industriales. La diferencia clave entre ellas es precisamente el lugar en el que se sitúa esa inteligencia de procesamiento.

 

Fog Computing

En el Fog Computing los datos se recopilan, procesan y almacenan en la red a través de una pasarela IoT o nodo de niebla. Esa información se transmite a esta pasarela desde varias fuentes de la red donde se procesa y los datos de mayor valor se transmiten de vuelta a aquellos dispositivos que se pueden aprovechar de ello.

 

El Fog Computing tiene la ventaja de permitir que un dispositivo de procesamiento único y potente procese los datos recibidos desde múltiples puntos finales y envíe la información exactamente donde se necesita. Además, ofrece menor latencia -menos tiempo en el envío de datos- que una solución de Cloud Computing, donde los datos se enviarían y recibirían desde la nube.

 

Comparándolo con el Edge Computing, hay que decir que el Fog Computing da una visión más extensa, ya que hace un análisis más amplio de la red gracias a los múltiples puntos de datos que le dan información.

 

Edge Computing

El Edge Computing va un paso más allá en el procesamiento localizado, se centra en las fuentes de datos. En lugar de realizar la mayor parte del procesamiento en un servidor centralizado, cada dispositivo de la red desempeña su propio papel en el tratamiento de la información. Esto se consigue conectando los sensores a controladores de automatización programables (PAC) que manejan el procesamiento y la comunicación.

 

Esto plantea una ventaja sobre el Fog Computing, ya que hay menos puntos proclives al fracaso. Cada elemento de la cadena funciona de manera más independiente y es capaz de determinar qué información debe almacenarse localmente y cuál necesita ser enviada a la nube para su uso posterior.

 

Para diferenciar esto dos términos con más claridad es necesario hacer hincapié en lo referente al transporte de datos. En el Fog Computing, los datos se envían a un servidor OPC, que los convierte en un protocolo que los sistemas de Internet entienden (como puede ser MQTT o http). A continuación, los datos se envían a otro sistema, como un nodo de niebla o pasarela IoT en una red LAN, que recopila los datos y realiza un procesamiento y análisis de nivel superior. Este sistema filtra, analiza, procesa e incluso puede almacenar los datos para su transmisión a la nube con posterioridad. Así, la arquitectura del Fog Computing se basa en crear muchos enlaces en una cadena de comunicación para mover datos del mundo físico (bombas, motores o sensores) al mundo digital.

 

Por su parte, el Edge Computing simplifica esta cadena de comunicación y reduce los puntos potenciales de fallo al conectar los recursos físicos a un PAC inteligente que recopila, analiza y procesa datos procedentes de esas bombas, motores y demás dispositivos, mientras ejecuta el programa de control del sistema. Los PAC utilizan las capacidades de cálculo del Edge Computing para determinar qué datos deben almacenarse localmente o cuáles deben enviarse a la nube para su posterior análisis.

 

Ambas soluciones ofrecen métodos similares, pero a su vez muy diferentes de recolección, procesamiento y envío de datos. Cada una tiene sus ventajas y desventajas que las hacen preferibles en diferentes casos. Lo que es seguro, es que a medida que el Internet de las Cosas se expanda en más áreas de nuestras vidas, los términos Fog Computing y Edge Computing comenzarán a escucharse con la misma frecuencia y naturalidad que esas tecnologías que ya están siendo implementadas en el día a día de los hogares y de las empresas.

Fog Computing Vs. Edge computing. ¿Conoces las diferencias? by Bizkaia Open Future_ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.