GoTOP

Blog

fechaInicio 7 FEB 2017

Ecommerce y comercio tradicional: Los desafíos a los que se enfrenta el Retail

"Esta necesidad de cambio supone un auténtico desafío para la creatividad y la innovación"

¿Sabías que España ya es el cuarto país europeo en comercio electrónico? Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la facturación de los e-commerce ha alcanzado los 5.946 millones de euros, un 20,3% más que en 2015.

Esta semana el periódico de Aragón reflexionaba sobre el auge del comercio electrónico y resaltaba el desafío que supone para el comercio de proximidad. Por ejemplo, durante las pasadas navidades, el 20% del consumo online en España se concentró en este período festivo. Es un dato increíble que podemos llegar a entender si pensamos que los españoles solemos dejar este tipo de compras para el último momento y que la mayoría de plataformas online permitían:

- Devolver los pedidos después de Reyes (como es el caso de Zara)

- Ofrecían la posibilidad de envío en un día (Amazon)

- Permitían acceder a una gran cantidad de productos sin necesidad de moverte del sofá

Eso sí, este dato supone un auténtico desafío para los comercios que no disponen de una tienda online. De hecho, según el Periódico de Aragón, desde 2008 el comercio minorista ha reducido la cifra de ocupados en las tiendas hasta alcanzar 76.000 personas. Pero, ¿esto quiere decir que hay que ver al comercio online como una amenaza? En absoluto.

 

La importancia de fomentar la experiencia de compra

Que los usuarios prefieran comprar desde la comodidad de sus sofás mientras ven la serie de turno, es algo totalmente comprensible. Pero, lejos de echarse las manos a la cabeza, hay que resaltar la importancia de crear una estrategia enfocada a la mejora de la experiencia de compra en el punto físico. Ya vimos en otros artículos como otras marcas estaban llevándolo a cabo: la Casa Loewe, por ejemplo, decidió crear en torno al concepto Flagshipe Store, un lugar en el que conocer toda la cultura de la marca, ofrecer exposiciones e incluso una tienda de flores dentro de recinto.

Otro buen ejemplo es la estrategia que llevó a cabo la cadena irlandesa Primark. Aunque su estrategia se basa en productos low cost, decidieron abrir una tienda con más de 12.400 metros cuadrados en la céntrica Gran Vía de Madrid. Rehabilitaron un edificio entero, los antiguos almacenes, hasta crear la tienda más grande de España. ¿El resultado? Colas, 573 empleados nuevos y un aumento de la cuota del mercado del 12,2% desde 2011. En este espacio, no solo han conseguido distribuir toda su colección al completo si no que han habilitado zonas de descanso, de carga de móviles y un espectáculo visual que consigue dejar con la boca abierta a los clientes.


1444903181_938493_1444924697_noticia_fotograma.jpg

Esta necesidad de cambio supone un auténtico desafío para la creatividad y la innovación, pero es una meta real para los comercios que decidan anteponerse a las modas y unirse al cambio.

Sin duda requiere de un proceso importante de renovación y actualización, de aprender conceptos como Foodtech y pensar en cómo sorprender a los clientes en el punto de venta para que prefieran ir a la tienda antes que comprarlo en Internet, pero eso no quiere decir que debamos cerrar las puertas al comercio electrónico.


 

El comercio online, el aliado para los comercios de proximidad


Tener presencia online está resultando ser un elemento imprescindible para las empresas. Aunque todavía queda un largo camino para llegar a una perfecta hibridación del mundo físico y del digital, es necesario crear una infraestructura capaz de soportar la venta online: Desde la elaboración de una ecommerce hasta la mejora de la logística para hacer llegar a los clientes sus pedidos.

Lo importante en este sector es llegar a dotar al negocio de una capacidad de respuesta rápida para atender a la demanda y dotar a la infraestructura de seguridad para que los clientes confíen en ella.

Y, además, es importante concebir el ecommerce como una oportunidad para llegar a los clientes que de otra forma nunca podrían conocer tu negocio. 


Por ejemplo, si analizamos cómo opera la famosa cadena de cafeterías Starbucks, podemos comprobar cómo una empresa puede llevar a cabo una buena estrategia tanto en lo online como en lo físico: ellos ofrecen en las tiendas físicas lugares acogedores donde los clientes pueden ir a tomar un café, hablar con un amigo, conectarse a Internet (tienen wifi gratuito), leer o comer algo. Con todo esto están vendiendo experiencias que hacen que los clientes los valoren por encima de la competencia.

16124228780_105cda34ff_b.jpg

Por otro lado, por la parte online, ofrecen muchas ventajas y facilidades: acceder a ofertas exclusivas, pagar a través de la app, recargar con dinero tu tarjeta de afiliado a través de la página web o la aplicación o acceder a una conexión inalámbrica de mejor calidad al ser cliente. Como podéis ver, tanto la estrategia online como la offline van en un mismo sentido: hacer que los clientes visiten el punto de venta. Lo único que cambia es la forma de llegar a ellos para transmitirles el mensaje.

 
En resumen: es el momento de fortalecer los negocios y aplicar ideas innovadoras capaces de nutrir tanto a los comercios de proximidad como a las grandes plataformas. 

 

Ecommerce y comercio tradicional: Los desafíos a los que se enfrenta el Retail by Aragon OpenFuture_ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Youtube
Linkedin
Tenemos nueva Focus Week centrada en #ciberseguridad con eventos en nuestros espacios -> https://t.co/pFKHLh3Zx2… https://t.co/PEhpXoabdG